Una niña de tres años murió asfixiada durante un supuesto ritual de exorcismo que le practicaban sus padres y otros parientes en su vivienda ubicada en el estado de Penang, en el noroeste de .

La Policía irrumpió la noche del domingo en el domicilio tras recibir una denuncia telefónica de un pariente de la menor.

En un ambiente de la casa, la pequeña estaba tendida boca abajo y encima de ella había una pila de personas, que incluía a sus padres, abuela, un tío, una tía, dos primos y una sirvienta indonesia, dijo Azman Abdyl Lah, jefe policial del distrito.

Asimismo, refirió que la habitación en la que se practicaba el supuesto ritual estaba oscura y que se escuchaban cantos provenientes debajo de una sabana que cubría al grupo. Efectivos detuvieron a las ocho personas que se encontraban en el lugar hasta que culminen las investigaciones.