Unas 190 personas pasarán la noche en el monte Kinabalu (), donde quedaron atrapadas este viernes por un terremoto de magnitud 6 que sacudió esa región en el norte de la isla de Borneo y causó avalanchas de rocas en el pico.

Fuentes de la Policía del estado de Sabah, citadas por el diario The Star, informaron de que tienen constancia de 151 personas atrapadas en la montaña y otras 40 se consideran desaparecidas, mientras que 29 montañeros lograron descender a terreno seguro.

Las autoridades de Malasia aún no confirman alguna muerte, solo 3 heridos: una turista turca y sus 2 guías malasios. Pero el médico Rezlan Abdul Raham, que estaba en el monte Kinabalu cuanto sucedió el sismo, relató que encontró a una mujer de Singapur tendida en el suelo sin pulso y a otras 2 mujeres heridas.

El temblor, que duró cerca un minuto, causó desprendimientos de rocas, avalanchas y el derrumbe de dos montículos bautizados como "las orejas del burro", donde se practica la escalada, confirmó el ministro de Turismo de Malasia, Masidi Manjun, en Twitter.

El movimiento telúrico también causó graves daños en tres albergues de la zona. Según el diario New Straits Times, se registraron otros de menor envergadura en un banco, un hospital, un colegio, una comisaría, una mezquita y varias viviendas.

Las autoridades lanzaron una operación de búsqueda y rescate de las víctimas, pero los 2 helicópteros que debieron facilitar el descenso de las personas atrapadas tuvieron que desistir a causa de las espesas nubes y el fuerte viento que encontraron en la cumbre del Kinabalu.

La escaladora Charlene Dmp publicó en Facebook que aguardaba, junto a decenas de personas, que llegasen los helicópteros de rescate a la cumbre del Kinabalu.

<