(Reuters)
(Reuters)

La familia de la adolescente paquistaní , que está hospitalizada en tras ser , viajó a visitarla a , donde se encuentra internada.

Malala, una activa defensora del derecho de las niñas a recibir educación pese a las amenazas de los talibanes, fue atacada en su pueblo en el y tras ser operada en Pakistán fue trasladada a una clínica británica especializada.

El padre de Malala, Ziauddin Yusufzai, dijo hoy que la recuperación de su hija era "un milagro" y que la niña está "caminando, hablando y comiendo bien", de acuerdo con los médicos.

Además de su padre viajaron a visitarla su madre, Toorpekai Yusufzai, y dos hermanos más pequeños. Es la primera visita que le hacen a la niña desde que fue trasladada desde Pakistán.

"Está mejorando a un ritmo alentador y estamos muy contentos. Tuvo el tratamiento justo en el lugar justo y en el momento justo", afirmó el padre.

"Hubo un atacante que podríamos llamar agente de Satán, pero después de ello encontré ángeles de mi lado, en todas partes, alrededor mío, hasta este momento y en este lugar", aseguró.

"Ella volverá a levantarse… cuando ella cayó, Pakistán se puso de pie. Estoy muy agradecido con toda la gente en todo el mundo. Ellos condenaron el ataque y rezaron por mi hija", acotó.