“Nunca superarás la pérdida de un ser querido, eso no va a suceder. Pero la vida sigue adelante", dijo Beth Holloway a puertas de cumplirse quince años de la desaparición de su hija. (Captura de Youtube)
“Nunca superarás la pérdida de un ser querido, eso no va a suceder. Pero la vida sigue adelante", dijo Beth Holloway a puertas de cumplirse quince años de la desaparición de su hija. (Captura de Youtube)

El 30 de mayo del 2005 es una fecha que Beth Holloway jamás olvidará. Desde ese día, perdió el rastro de su hija: Natalee Holloway para siempre. ¿Qué sucedió con ella? La joven de 18 años perdió la vida en manos del holandés , a quien conoció mientras disfrutaba de su viaje de promoción, en Aruba.

Por años, Beth intentó conseguir que el sujeto le confiese donde está el paradero de su hija; pero, nunca tuvo éxito. En el 2007, una luz de esperanza iluminó a la mujer, Joran le diría donde está a cambio de un pago por la suma de 25 mil dólares, dinero que le sirvió para fugar al Perú y dejar en el aire a la familia de la joven, pues les dio una versión que no era cierta.

A pesar de su lucha constante, junto al FBI, para encontrarlo culpable de la muerte de su hija, la falta de pruebas no se lo permitían. Sin embargo, en el 2010, la suerte del holandés terminó. Fue sentenciado a 28 años de prisión en nuestro país tras ser culpable del asesinato de la peruana Stephany Flores. Hoy se encuentra recluido en el penal de Challapalca. En el 2017 confesó haber sido el protagonista de la joven estadounidense.

VUELVE AL LUGAR DE LOS HECHOS

Casi 15 años después de haber pisado Aruba por primera vez, Beth Holloway volvió a la isla donde le arrebataron a su hija para poder ‘cerrar un ciclo de dolor’. “He llegado a la conclusión de que esta isla ya no tiene nada para mí. Esta será la primera vez que podré mirar el océano, disfrutarlo, sentirlo y simplemente sentarme en la playa”, dijo en entrevista con la ABC.

“Nunca superarás la pérdida de un ser querido, eso no va a suceder. Pero la vida sigue adelante. Natalee querría que disfrutáramos de la vida que nos queda”, agregó.

Tras suspender la búsqueda de su hija, la mujer de 59 años decidió poner su vida al servicio de la comunidad. Se convirtió en oradora multinacional y además dirige dos organizaciones de ayuda: la 'Fundación Internacional de Viajes Seguros, en la que enseña sobre seguridad y defensa personal a viajeros, y el Centro de Recursos de Natalee Holloway, en donde presta ayuda a familias que tienen un integrante desaparecido.