, ex mandatario de , fue condenado a 12 años y un mes de prisión tras habérsele encontrado culpable por el delito de corrupción pasiva y lavado de dinero. Esta no es la primera vez que el ex mandatario afronta una situación semejante.

La última vezque Lula da Silva estuvo preso fue en 1980. ¿La razón? Encabezó una revuelta sindicalista que reclamaba los derechos de los trabajadores del sector metalurgia. La reyerta fue en la ciudad de Sao Paulo, en el mes de abril. 

Según cuenta la BBC, el ex jefe de Estado fue detenido junto a otros 12 sindicalistas. No obstante, "la entrada de Lula en prisión se produjo sin un mandato judicial". 

De acuerdo con la prensa local de aquel entonces, la detención fue consecuencia de la represión que vivía Brasil por esos años. Recordemos que la dictadura militar empezó en 1964 y para 1980, ya se encontraba agonizando. 

Lula Da Silva era un líder emergente que había llegado a comandar el Sindicato de los Metalúrgicos de San Bernardo do Campo y Diadema, el cual demandaba el cumplimiento de los derechos de los obreros de ese sector. 

La huelga de los trabajadores inició un 1 de abril y duró 17 días. Debido a la importancia de la metalurgia para la economía brasileña, el gobierno quería finalizar de toda maneras la manifestación y lo hizo mediante encarcelamientos.

Fue así que Lula da Silva pasó "31 días en una celda del Departamento de Orden Política y Social (DOPS) por liderar el movimiento de los trabajadores del metal. Durante seis días llegó a hacer huelga de hambre", indica la BBC.

Tras ese mes en la cárcel, Lula y sus otros 12 compañeros fueron condenados a entre dos años y seis meses por "incitación a la desobediencia colectiva de la ley". Tras un recurso de amparo ante el Tribunal, el proceso quedó anulado y el ex presidente fue puesto en libertad.

Lula Da Silva
Lula Da Silva