Desde , el presidente criticó el arresto del ex presidente de , , y denunció la "criminal persecución" contra el ex mandatario, quien tenía hasta la tarde de este viernes para entregarse a la justicia y cumplir una pena de 12 años de cárcel.

"Lula ha sido símbolo mundial de justicia, de democracia, pero las élites oligárquicas de Brasil, neofascistas, han desatado una criminal persecución", dijo el mandatario durante un acto en el estado de Vargas (norte).

Como una "canallada bochornosa", así calificó el mandatario la sentencia contra el ex gobernante carioca.

"Lula es un hombre honesto que viene de las fábricas, símbolo mundial de subversión, líder democrático, moral, comprometido con el pueblo (...). ¡Lula libre! ¡Cese la persecución contra Lula da Silva!", clamó el presidente.

Lula, de 72 años, fue condenado por corrupción pasiva y lavado de dinero, al ser señalado como propietario de un apartamento ofrecido por una constructora para obtener contratos en la petrolera estatal Petrobras, según informó la agencia AFP.