Lugo ha tenido varias demandas de filiación en los últimos años. (Reuters)
Lugo ha tenido varias demandas de filiación en los últimos años. (Reuters)

El mandatario de Paraguay, , perdió un juicio por paternidad en segunda instancia y tendrá que someterse a una prueba de ADN para determinar si es el padre de un niño de 9 años, hijo de una exlimpiadora del Obispado de San Pedro, donde él fue titular de la diócesis durante 10 años.

La Cámara de Apelaciones de la Niñez rechazó la recusación planteada por la defensa del jefe de Estado, que había apelado la resolución de la jueza Graciela Ovelar, quien dio impulso procesal a la demanda de Benigna Leguizamón (29 años).

"El presidente tiene posibilidad de apelar a la Corte Suprema, pero nosotros estamos convencidos de que eso no va a ser así, teniendo en cuenta que este proceso de filiación ha sido dilatado en exceso. Estamos seguros que este fallo va a poner fin al proceso", expresó la abogada de la querellante, Adela Acuña.

La señora Leguizamón reclama que reconozca como hijo a Lucas Fernando, de 9 años, concebido en el Obispado de San Pedro, cuando ella tenía 17 años y formaba parte del grupo que atendía al entonces obispo, según denunció.

Lugo (59) renunció a ser obispo a fines de 2006 antes de anunciar su candidatura a la Presidencia de Paraguay por una coalición de partidos y movimientos llamada Alianza Patriótica para el Cambio.

En abril de 2009, el jefe de Estado solo reconoció su paternidad sobre el niño Guillermo Armindo (nombre de su padre), de 5 años, que concibió con Viviana Carrillo, de 26 años.

La justicia rechazó otro pedido de paternidad presentado por Hortensia Morán (41), después de someter a Lugo a una prueba de ADN en la casa presidencial en agosto de 2010.

También se le adjudica una hija de 21 años, concebida con una cuarta mujer, que Lugo no desmintió que fuera suya, a cuyo casamiento privado asistió en octubre de 2009.