Maurice Jewel Taylor, un entrenador personal de 34 años, fue acusado el martes de dos cargos de asesinato por la muerte de sus hijos, Maurice Taylor Jr y Malaka, de 12 y 13 años respectivamente. Los hechos sucedieron en , Estados Unidos.

Los fiscales dijeron que el hombre fue acusado de decapitar a dos de sus hijos y presuntamente obligó a sus otros dos hijos menores a ver a sus hermanos asesinados. Además, los restos estuvieron en la casa de la familia en Lancaster, durante cinco días antes de ser arrestado.

Además de los cargos de asesinato, Jewel Taylor también es acusado de dos cargos por delitos graves de abuso infantil respecto a sus otros dos hijos de 8 y 9 años, según informa NBC Los Angeles.

BRUTAL ASESINATO

Los fiscales alegan que los dos niños fueron apuñalados el 29 de noviembre y que a los dos niños menores se les mostró a sus hermanos asesinados y se les obligó a permanecer en sus habitaciones durante varios días sin comida.

Sus cuerpos estaban dentro de la casa de la familia en la cuadra 45000 de Century Circle cuando las autoridades llegaron a las 7:50 am del viernes pasado, según el ayudante del alguacil del condado de Los Ángeles, Eric Ortiz.

Taylor trabajaba en un centro de fisioterapia en Santa Mónica, pero había estado realizando sesiones de entrenamiento a través de Zoom debido a la pandemia de coronavirus.

Algunos de sus clientes se comunicaron con las autoridades cuando no pudieron comunicarse con él para las citas programadas en la semana previa al descubrimiento de las víctimas.

Una mujer, presuntamente la madre de las víctimas, y los otros dos niños en la casa fueron interrogados por detectives de homicidios, quienes arrestaron al padre poco antes de las 6:30 pm del viernes.

Taylor enfrenta una posible sentencia de prisión estatal de 57 años y cuatro meses a cadena perpetua si es declarado culpable, según la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Los Ángeles.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Indígenas cierran caminos en Guatemala para exigir renuncia del presidente
Cientos de indígenas protestaron el miércoles con un cierre de carreteras en el oeste de Guatemala, en una nueva jornada de manifestaciones para exigir la renun

TE PUEDE INTERESAR