Las tensiones entre Gran Bretaña y Argentina se han intensificado. (Reuters)
Las tensiones entre Gran Bretaña y Argentina se han intensificado. (Reuters)

El Gobierno británico descartó cualquier negociación con Argentina sobre las islas Malvinas a menos que los habitantes de las islas lo soliciten, y descartó que esté militarizando el Atlántico Sur con el .

Las tensiones entre Gran Bretaña y Argentina se han intensificado en torno a la soberanía de la islas, que son dependencia británica. La presidenta Cristina Fernández anunció una porque Gran Bretaña ha creado un riesgo de seguridad grave con el envío de uno de sus barcos más modernos a la región.

El gobierno británico señaló que, en una operación de rutina, envió a su destructor HMS Dauntless en reemplazo de otro barco. La Oficina del Exterior británica descartó cualquier negociación a menos que deseen un cambio los habitantes de las Malvinas, territorio al que los británicos llaman Falkland.

LONDRES NIEGA MILITARIZACIÓNAsimismo, el Gobierno británico rechazó que esté "militarizando" el Atlántico Sur. "Nuestra posición defensiva en las Falklands es la misma", dijo la portavoz de Downing Street, residencia oficial del primer ministro británico, David Cameron, en referencia a que el Reino Unido tiene siempre un buque que patrulla la zona.

Puntualizó, no obstante, que el Reino Unido tiene planes alternativos en caso de que haya una actitud agresiva hacia esas islas, consideradas por Londres como territorio dependiente y cuya soberanía reclama Argentina desde 1833.