(Reuters)
(Reuters)

La vocalista de la banda feminista , Nadezhda Tolokonnikova, *volvió a arremeter contra en una entrevista al semanario alemán Der Spiegel desde la cárcel , tras ser condenada por realizar un "rezo punk" en la catedral del Cristo Salvador en Moscu contra el actual mandatario ruso.

La joven de 22 años respondió por escrito a las preguntas de la revista germana mediante uno de sus abogados, quien mostró una fotografía de las respuestas manuscritas de la artista. "Amo a Rusia pero odio a Putin", fue una de sus primeras afirmaciones.

En otra de sus respuestas, la detenida señala que las Pussy Riot quieren "una revolución en Rusia". "El sistema Putin (…) no pertenece al siglo XXI, recuerda mucho las sociedades primitivas o los regímenes dictatoriales del pasado", aseguró.

*"No me arrepiento de nada. Al fin y al cabo, creo que el juicio contra nosotras era importante ya que mostró el verdadero rostro del sistema Putin", reflexionó Tolokonnikova, quien consideró el proceso que afrontó junto a sus compañeras como "la venganza" del presidente.

"Este sistema emitió una sentencia sobre él mismo, condenándonos a dos años de cárcel sin que hubiéramos cometido un crimen. Esto por supuesto que me alegra", explicó. "Lucho para que mi hija (de 4 años) crezca en un país libre", recalcó.

Consultada sobre sus condiciones de detención, la cantante señaló que son soportables. "A pesar de todo, es una prisión rusa con todo su encanto soviético. No ha habido mucho progreso: la prisión es una mezcla de cuartel y de hospital", refirió.

"Nos despiertan a las seis de la mañana, luego desayuno, después llega la vuelta por el patio. El resto del día escribo. O leo estos días, por ejemplo, la Biblia y las obras del filósofo marxista esloveno Slavoj Zizek", describió. "La falta de libertad de movimiento no restringe la libertad de pensar", finalizó.