(Reuters)
(Reuters)

El Ejército de utilizó contra los rebeldes que controlan algunos suburbios de , según dos periodistas del diario francés presentes en el lugar en abril y mayo y cuya crónica se publicó hoy.

Los enviados especiales del rotativo "fueron testigos varios días seguidos" de la utilización de explosivos químicos y de sus efectos en los combatientes del frente de , un barrio a la salida de Damasco en el que la rebelión entró en enero, relata el reportero Jean-Philippe Rémy.

Según los testimonios recogidos por Rémy y el fotógrafo Laurent Van der Stockt –en particular de médicos del hospital Al-Fateh de Kafer Battna en la región de la Ghouta, que declaran bajo el anonimato– podría tratarse de .

El 13 de abril, Van der Stockt vio a los combatientes rebeldes "empezar a toser y ponerse máscaras de gas". "Los hombres se arrodillan, se ahogan, vomitan", explicó en el reportaje "Guerra química en Siria".

En un video filmado por Van der Stock que se puede ver en la página web del periódico, combatientes rebeldes y médicos cuentan los síntomas provocados por esos productos: dificultades respiratorias, dolores de cabeza, pupilas contraídas o náuseas.

"Si no se trata inmediatamente, significa la muerte" de la persona expuesta, indica al periódico, pidiendo el anonimato, un médico del hospital Al Fateh de Kafer Batna, en el foco rebelde de la región de Ghuta, en las puertas de Damasco.

Los médicos indicaron que tomaron muestras que están siendo analizadas.

"Los gases son utilizados en los frentes de manera puntual, se evita una dispersión masiva que constituiría fácilmente una prueba irrefutable", escribe Rémy. En tanto, el régimen de niega el uso de armas químicas.

El artículo cita también "una fuente occidental bien informada" según la cual el régimen sirio recurre "a mezclas de productos, como con gas lacrimógeno, para confundir las pistas y la observación de síntomas".