(AP)
(AP)

Emitir su voto anticipado el último fin de semana se convirtió en una verdadera tortura para miles de residentes de , uno de los estados claves en las .

Colas kilométricas y un tiempo de espera para sufragar que alcanzó las nueve horas en la cola marcó la jornada previa, siendo la 'cereza' la negativa del gobernador republicano de Florida, , de ampliar el horario de esta modalidad de voto, cuyo plazo concluyó el sábado.

Finalmente, el domingo se prolongó debido a la respuesta masiva del electorado. Desde la semana pasada han votado casi 4.5 millones de personas de manera anticipada en Florida.

Los electores también se quejaron por la falta de estacionamientos y por tener que leer unas planillas de votación que superan las 10 hojas por las propuestas estatales, que se votan este martes a la par de la presidencial entre el presidente Barack Obama y su rival Mitt Romney.

Pero también hay otros candidatos presidenciales y se debe renovar a los 435 miembros de la Cámara de Representantes y a 33 senadores, además de elegir a cientos de alcaldes y otros cargos públicos.

Se calcula que a un elector le puede tomar 45 minutos leer y completar la papeleta, lo que explica también las prolongadas filas durante la votación anticipada en muchos de los 67 condados del estado, una situación que puede repetirse el próximo martes en los reñidos comicios presidenciales.