(Reuters)
(Reuters)

El régimen sirio acogió con satisfacción hoy el nombramiento del exministro del Exterior argelino Lakdar Brahimi como el nuevo enviado de la , quien buscará poner fin a la guerra civil del país.

Por su parte, los activistas sirios informaron de nuevos bombardeos de las tropas gubernamentales, entre ellos un ataque aéreo contra la ciudad fronteriza de Azaz –cerca de Alepo– donde murieron decenas de personas a principios de semana.

En tanto, la oficina del vicepresidente Faruk al Sharaa, no solo expresó su apoyo a Brahimi, sino que también negó las versiones de medios árabes de que el funcionario había desertado para unirse la oposición.