Un autobús sale de una instalación fronteriza cerrada cuando se esperaba que los migrantes sujetos a un programa de restricción de asilo de la era Trump comenzaran a ingresar a los Estados Unidos en el cruce fronterizo de San Ysidro con México, en San Diego, California. (REUTERS/Mike Blake).
Un autobús sale de una instalación fronteriza cerrada cuando se esperaba que los migrantes sujetos a un programa de restricción de asilo de la era Trump comenzaran a ingresar a los Estados Unidos en el cruce fronterizo de San Ysidro con México, en San Diego, California. (REUTERS/Mike Blake).

La hondureña Iris Lara obtuvo hace un año y medio una cita para solicitar el asilo en Señala que “por la pandemia cerraron [la frontera] y ya no pude seguir”. Con su esposo, su único hijo y otros siete familiares llegaron hace dos años a huyendo de la violencia en su país. “Lo que quiero es entrar (a Estados Unidos) y que me den la oportunidad de que mi hijo pueda estudiar, seguir adelante”, afirmó.

El miércoles, centroamericanos, cubanos, haitianos y mexicanos bloquearon dos carriles del paso fronterizo de San Ysidro, en Tijuana (noroeste), para demandar al gobierno del presidente estadounidense Biden que les permita solicitar asilo en su país.

“Te lo pedimos de todo corazón que nos ayudes, que seamos escuchados”, expresó la mexicana María Guadalupe Torres, también a la AFP. “Queremos una respuesta de su presidente, queremos que alguien salga a darnos una respuesta”, señaló.

llegó a la Casa Blanca pretendiendo distanciarse de su predecesor, , quizás el ícono de lo políticamente incorrecto. Uno de los puntos en que Biden prometía marcar distancia era la migración.

La nueva política de Biden permitirá que unos 26,000 demandantes puedan continuar su proceso en territorio estadounidense, pero el ingreso ha sido hasta ahora con cuentagotas y dificultades como la saturación del sitio web donde deben registrarse complica la situación.

La nueva administración alega que necesita tiempo para prepararse para gestionar la llegada de personas. “No estamos diciendo ‘no vengas’. Estamos diciendo ‘no vengas ahora’”, dijo esta semana el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

Menores detenidos

Durante la gestión de Trump, causó indignación las imágenes de niños encerrados en celdas en la frontera. Biden ha permitido que menores no acompañados ingresen a EE.UU. Según un reportaje de la BBC, que recoge datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CPB, por sus siglas en inglés), unos 200 niños migrantes cruzan la frontera cada día y miles de menores fueron retenidos en la frontera suroeste del país en las últimas semanas y enviados a centros de detención.

Decenas de miles de niños indocumentados son recluidos en los EEUU. (Foto: shainelee/Flickr)
Decenas de miles de niños indocumentados son recluidos en los EEUU. (Foto: shainelee/Flickr)

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo que los menores son retenidos por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para “procesarlos” por un máximo de 72 horas. Luego, cita la BBC, los niños son entregados al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés) “para atender sus necesidades”, incluida la investigación de las familias que albergarán a los menores mientras sus casos son adjudicados a un tribunal de inmigración.

El HHS retiene a niños y adolescentes durante un mes en promedio. Los críticos de Biden señalan que las cosas no han cambiado mucho desde la era Trump. La única diferencia sería que los menores pasan ahora menos tiempo detenidos.

VIDEO RECOMENDADO

Carlos Arqueros, restaurantes Moche: “El delivery nos ayuda, pero apenas cubre gastos básicos”
Carlos Arqueros, restaurantes Moche: “El delivery nos ayuda, pero apenas cubre gastos básicos”