Los agresores están libres y la víctima quedó en silla de ruedas. (Internet/Referencial)
Los agresores están libres y la víctima quedó en silla de ruedas. (Internet/Referencial)

La indignación por la violación de una menor de 16 años en Kenia, se convirtió en clamor popular tras conocerse que tres de sus asaltantes fueron detenidos y como castigo solo tuvieron que cortar el césped de la comisaría antes de ser liberados.

La organización , que se dedica a recoger firmas a iniciativa popular, ya reunieron más de un millón de adhesiones en todo el mundo para presionar al Gobierno para que atrape y juzgue a los responsables.

Seis hombres asaltaron sexualmente a la menor a inicios de mes, cuando retornaba del funeral de su abuelo en un poblado de Busia. Cuando acabaron la lanzaron inconsciente a una letrina de seis metros de profundidad, dejándola malherida.

Ahora ella está en silla de ruedas, sus violadores están libres y los policías que dieron el ridículo castigo no fueron detenidos para esclarecer lo ocurrido, informaron medios internacionales.