John Kerry a su llegada a Ginebra. (AFP)
John Kerry a su llegada a Ginebra. (AFP)

El jefe de la diplomacia estadounidense John Kerry y sus homólogos francés, alemán y británico llegaron hoy a Ginebra para participar en las negociaciones sobre el programa nuclear iraní, aumentando las expectativas sobre un posible acuerdo con Teherán.

Este podría basarse en un congelamiento del programa nuclear iraní durante seis meses, a cambio de un aligeramiento de las sanciones económicas impuestas a Irán por las potencias occidentales. Se trataría de un primer paso, antes de llevar a cabo nuevas conversaciones con el fin de llegar a un acuerdo definitivo.

No obstante, por ahora, "no hay acuerdo", dijo Kerry al llegar a Ginebra. Aún quedan sobre la mesa temas muy importantes sin resolver", agregó.

El titular de Exteriores francés, Laurent Fabius, también había precisado poco antes que aún no se había tomado una decisión.

"Queremos un acuerdo que sea la primera respuesta sustancial a las preocupaciones sobre el programa nuclear iraní", dijo Fabius a su llegada a Ginebra. "Ha habido progresos, pero no hay nada concluido", añadió.

Kerry fue el primero en anunciar que se unía a las discusiones que Irán mantiene con el llamado grupo 5+1 (EEUU, Francia, Reino Unido, China, Rusia y Alemania) en Ginebra, seguido por los jefes de la diplomacia de Francia, Alemania y Reino Unido.

El secretario de Estado, que tenía planeado viajar a Argelia en estos días, aplazó esta visita de "común acuerdo" con Argel, indicó el viernes el ministerio de Relaciones Exteriores argelino, según la agencia APS, pero ninguna fuente estadounidense había confirmado por el momento esta información a la AFP.

En cambio, el ministro ruso de Exteriores Serguei Lavrov no "tiene previsto" concurrir a Ginebra este viernes, según el portavoz de su ministerio.

Kerry se reunirá en Ginebra con el ministro de Exteriores iraní, Mohamed Javad Zarif, y la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, quien preside las negociaciones, informó el Departamento de Estado.

En este contexto, el jefe del gobierno británico David Cameron saludó una "oportunidad para lograr progresos reales" en las conversaciones con Irán.