(Reuters)
(Reuters)

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, desestimó una presentadas por para dialogar sobre su programa nuclear, calificándolas de "inaceptables".

"Es la primera palabra –o pensamiento– relacionada con una negociación que hayamos oído desde que comenzó todo esto", señaló Kerry a congresistas estadounidenses en referencia a la escalada de tensión en la península coreana de las últimas semanas.

"En consecuencia, estoy dispuesto a verla (…) al menos como un medio para comenzar a hablar, no aceptable, obviamente, y debemos ir más allá", añadió el funcionario norteamericano.

Norcorea fijó condiciones para reanudar el diálogo con Corea del Sur y EEUU, exigiendo fundamentalmente que se retiren las sanciones de la ONU, lo que hace poco probable un regreso a la mesa de negociaciones en un clima que continúa tenso en la península.

La Casa Blanca había llamado más temprano a Pyongyang a mostrar "seriedad" y respetar sus compromisos en el tema nuclear.

"Estados Unidos continúa comprometido con la desnuclearización de la península coreana. Estados Unidos continúa favoreciendo negociaciones auténticas y dignas de fe que apliquen la declaración de septiembre de 2005", declaró el portavoz adjunto del presidente Barack Obama, Josh Earnest.

En esa época, los norcoreanos "declararon su disposición o su compromiso a renunciar a las armas nucleares y poner fin a su programa nuclear", agregó Earnest.

"Para que estas negociaciones avancen y sean fructíferas, será necesario que los norcoreanos muestren seriedad en el respeto de sus obligaciones y de sus compromisos", dijo Earnest a los periodistas a bordo del avión presidencial Air Force One, que transportaba a Obama a Boston (Massachusetts).

La oferta de Corea del Norte llega luego de un mes de intercambios crecientemente hostiles entre Pyongyang, Seúl y Washington, que incluyeron amenazas de guerra nuclear y ataques con misiles de precisión.

Durante su gira de hace unos días por Seúl, Pekín y Tokio, Kerry reiteró que Washington está dispuesto a hablar con Pyongyang si existe una seria disposición a abandonar su programa nuclear.