Frente a un rechazo generalizado por parte de la población nipona, Japón reactivó hoy la producción de su energía nuclear por primera vez desde que los reactores fueron apagados tras el desastre de .

El primero en ser encendido por la empresa Kansai Electric Power fue el reactor Nº 3 de la central de Ohi, al que luego le seguirá el reactor Nº 4, según ordenes del primer ministro japonés Yoshiko Noda, quien aseguró que los niveles de vida en el país nipón no se podrían mantener sin la energía atómica.

Noda prometió que hará todo lo que esté a su alcance "para que no se produzca otro accidente como el de Fukushima", incluso en el caso de una nueva catástrofe natural. Sin embargo, insistió en que "la energía nuclear es una fuente de electricidad crucial" para el país.

La municipalidad de Ohi, la prefectura de Fukui (la provincia donde se encuentra el reactor) y el gobierno central de forma segura basándose en pruebas de resistencia ratificados por las instancias de control. Y ello a pesar de advertencias de los sismólogos y de que las obras de consolidación contra sismos y tsunamis habrán terminado dentro de tres años.

PRUEBAN ENERGÍA MÁS LIMPIAA pesar de haber ordenado la reactivación de los reactores, Japón intenta desprenderse de la dependencia por este tipo de energía, a través de una ley que retribuye la producción de electricidad mediante fuentes renovables.

La norma, que entró en vigor hoy, requiere que las diez eléctricas regionales de Japón adquieran toda la electricidad generada en el país a partir de energía solar, eólica o geotérmica a precios preestablecidos.

La aprobación de la norma impulsó a diversos números de empresas a entrear en el negocio de la energía renovable. Además en el país se encuentran en construcción 110 parques fotoválticos y 20 eólicos.