Las discusiones sobre la soledad han estado presentes durante varios años en Japón. (AP)
Las discusiones sobre la soledad han estado presentes durante varios años en Japón. (AP)

La noche que Shiori le comentó a Terako que pronto se mudaría fue el día también que le reveló de qué trataba ese extraño trabajo que mantenía en la inmensurable Tokio. Terako pensaba que su mejor amiga se prostituía de una manera sofisticada; sin embargo, en breve entendería que ella nunca se acostaba con nadie. Shiori le dijo que en realidad era una “acompañante de sueño”. ¿De qué trata tan peculiar ocupación? En realidad, se encargaba de estar al lado de desconocidos, exhaustos y solitarios, que buscaban dormir en una cama con alguien al lado. No era un trabajo fácil. Ella, por supuesto, no podía cerrar los ojos –no sería algo profesional– y más bien estaba obligada a velar el sueño y brindar una sonrisa a sus clientes en caso de que uno de ellos despierte de madrugada.

Tanto Terako y Shiori son los personajes de “Sueño profundo”, el relato de la escritora japonesa que da nombre al libro publicado en 1994. Allí, la autora –que cuenta con un reconocimiento similar a Haruki Murakami– explora las relaciones humanas, dibujando un retrato de la sociedad nipona, donde la soledad y la muerte se asumen como catalizadores de la realidad. El trabajo de “sueño compartido” del que habla Shiori es apenas un pequeño esbozo de esa soledad que habita en la ciudad. El suicidio, la inseguridad, el dolor y la inmovilidad son los otros apuntes de Yoshimoto.

La autora cuenta sobre los males que han sacudido a durante los últimos años y que extrañamente se han asentado aún más durante esta . Tanto ha sido el remezón que esta semana el país asiático instauró un Ministerio de la Soledad. Le ha seguido los pasos al Reino Unido que tres años atrás hizo lo mismo para combatir este mal contemporáneo que ya resulta un asunto de Estado.

MIRA: Japón crea Ministerio de la Soledad ante incremento de suicidios

EL MINISTERIO

El país ha sido claro en dar a conocer cuál será la primera misión de este ministerio: disminuir las tasas de suicidio que se han agudizado en el país durante la pandemia. Las cifras son estremecedoras y nos hacen pensar en lo necesaria de la decisión.

En 2020, el año del COVID, las tasas de suicidio subieron por primera vez en 11 años y al menos 20 mil personas se quitaron la vida en el país asiático. Yoshihide Suga, el primer ministro de Japón, afirmó que esto podría ser porque las personas que combaten problemas de salud mental se vieron enfrentadas a la soledad.

Un dato revelador: el número total de suicidios en octubre fue de 2,199. Hasta ese entonces, la cifra total de fallecidos por coronavirus en el país asiático llegaba a 2,087.

Es así que el Ministerio de la Soledad le fue encargado al abogado Tetsushi Sakamoto, quien dijo que buscará “realizar actividades para prevenir la soledad social y el aislamiento y proteger los lazos entre las personas”.

Pero este problema tiene una variable aún más peculiar. La tasa de suicidios es más alta en las mujeres japonesas, algo nunca visto en crisis similares, como el colapso del mercado bursátil en la década de 1990 o la crisis bancaria de 2008. Solo en octubre, esta cifra se disparó en un 70% más en comparación con el mismo mes de 2019. ¿Por qué la pandemia en este país –considerado de primer mundo, moderno y ubicado en los primeros 20 puestos del Índice de Desarrollo Humano de la ONU– parece afectar más a este grupo?

La profesora Michiko Ueda, una de las principales expertas en suicidios de Japón, contó en una entrevista en la BBC que el aumento de las tasas de suicidio ha sido un golpe muy fuerte para el país. “Nunca había visto un aumento tan grande en mi carrera como investigadora en este tema. Lo que ocurre con la pandemia del coronavirus es que las industrias más afectadas son las que cuentan con personal femenino, como el turismo y el comercio minorista y las industrias alimentarias”, explica la especialista.

Ueda agrega que las mujeres japonesas son más propensas a tener empleos muy precarios, que finalmente han resultado ser los más perjudicados en esta pandemia.


MIRA: El otro drama de las restricciones para frenar el COVID-19 que enluta a varias familias en Japón

CUESTIÓN DE ESTADO

Las discusiones sobre la soledad han estado presentes durante varios años en Japón. De hecho, los jóvenes del gobernante Partido Liberal Democrático formaron un grupo el mes pasado para investigar sobre el tema que finalmente tuvo como desenlace la creación del Ministerio de la Soledad.

Como bien mencionó el primer ministro Suga durante una comparecencia pública, personas de todos los ámbitos de la vida, incluidas las personas mayores que viven solas en casa –como los estudiantes universitarios que han pasado todo este tiempo en soledad–, se han sentido aún más aisladas en tiempos de COVID.

Un informe de New York Times publicado en 2017 mencionaba que en el país asiático se registran 4,000 muertes solitarias a la semana (kodokushi), mientras que un artículo de la BBC de 2019 señalaba a la soledad como una de las causantes de que cada vez más ancianos que viven aislados cometan delitos con el fin de ir a la cárcel y así tener compañía.

Por otro lado, una encuesta del gobierno japonés halló que medio millón de personas viven como ermitaños, sin ningún tipo de contacto social. Ellos han sido bautizados como hikikomori.

En 2018, el Ministerio de la Soledad británico inició funciones con una encuesta para saber en concreto cuál es la magnitud de la soledad en el país. La Oficina de Estadísticas Nacionales de Gran Bretaña realizó la siguiente interrogante: “¿Con qué frecuencia te sientes solo?”. Esta pregunta buscaba, además, demostrar que se puede estar en medio de una gran multitud y sentirse solo.

Asimismo, el gobierno creó redes para que las personas que experimenten soledad puedan participar en grupos comunitarios o actividades sociales. Sensibilizar y reducir el estigma que rodea a la soledad fue un tercer paso.

Este es el camino que posiblemente tomará Japón para buscar superar este problema que, según estudios científicos, es tan perjudicial como fumar 15 cigarrillos al día. Sí, la soledad mata. No es ficción.


DATOS

- El ministro Sakamoto consideró que el aumento en los casos de suicidio se debe a las estrictas medidas de confinamiento que llevan a las personas a quedarse en casa, así como al desempleo derivado de la misma situación sanitaria.

- El Ministerio de la Soledad en el Reino Unido se formó en 2018. Lidiaba con una problemática que afectaba a 9 millones de personas en el país (el 13.7% de la población total).


ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Recomendaciones para el inicio de clases
Recomendaciones para el inicio de clases


ESTAS NOTAS TE PUEDEN INTERESAR