Aún desmantelan a los reactores afectados. (Reuters)
Aún desmantelan a los reactores afectados. (Reuters)

El Gobierno japonés decidió hoy invertir un billón de yenes (US$12,500 millones) de fondos públicos en Tokio Electric Power , para ayudar a la empresa a solucionar sus problemas financieros tras el peor desastre nuclear del país.

La empresa quedará bajo control estatal mientras se enfrenta a enormes pagos por indemnizaciones a las víctimas del desastre en la planta nuclear de y por el desmantelamiento de los reactores afectados.

Tokio Electric Power también debe mantener un suministro estable de electricidad al área metropolitana de Tokio pese a que sus 17 reactores fueron apagados debido a mantenimiento y accidentes.

Las centrales atómicas japonesas no han podido reactivar los reactores tras el mantenimiento de rutina realizado, debido al temor público desatado en torno a la energía nuclear después de la catástrofe. De hecho, ninguno de los 50 reactores del país está en funcionamiento.

Tres de los seis reactores de la planta nuclear de Fukushima sufrieron fusiones del núcleo después del terremoto y posterior tsunami registrados en el noreste de Japón en marzo de 2011.