Trabajadores se protegen de radiación en la central nuclear de Fukushima. (AP)
Trabajadores se protegen de radiación en la central nuclear de Fukushima. (AP)

El operador de la central nuclear accidentada de anunció hoy que se encontró una fuga de agua radiactiva en una tubería que conecta dos tanques de enfriamiento con uno de los cuatro focos radiactivos principales.

El hallazgo se produce horas después de que la compañía Tokyo Electric Power Co (Tepco) anunciara unos niveles de radiactividad en una de las cuatro plantas de 1.800 milisievert por hora, una dosis capaz de matar a una persona en cuatro horas de exposición.

Esta cantidad es 18 veces superior a la registrada en el mismo lugar el 22 de agosto. Un portavoz de Tepco dijo que la radiación de 1.800 milisievert es sobre todo de rayos beta, que tiene una débil fuerza de penetración, y que los trabajadores pueden protegerse fácilmente de ella con ropa adecuada.

La compañía lleva tiempo luchando con las grandes cantidades de agua utilizadas para enfriar los reactores que fueron destruidos por el terremoto y el tsunami de marzo de 2011.

El gobierno ha prometido que se va a implicar más en la limpieza de la planta tras las virulentas críticas que recibió Tepco por su incapacidad para controlar el problema.

La tubería deja escapar una gota cada 90 segundos, aseguró la compañía.

La semana pasada, el operador de la central dijo que se habían filtrado 300 toneladas de agua tóxica de uno de los 1.000 tanques de la planta, sin que nadie se diera cuenta.

Se teme que el agua tóxica haya ido a parar al mar. El nivel de riesgo se situó en 3, el máximo desde el accidente.