La central de Fukushima tardará unos 40 años en ser desmantelada. (AP)
La central de Fukushima tardará unos 40 años en ser desmantelada. (AP)

, afectado por desastres, se encamina a tener un presupuesto histórico de 96 billones de yenes (US$1,2 billones) mientras el país enfrenta el costo de recuperación por el de marzo.

El gabinete aprobó hoy el anteproyecto del presupuesto para el año fiscal que inicia en abril de 2012. Se destinan grandes montos para la reconstrucción del noreste del país y los intentos de descontaminación radiactiva en la planta de energía nuclear de , que resultó dañada por la tragedia de marzo.

El gobierno dependerá de una nueva deuda que representará el 49% de sus ingresos anuales, el máximo nivel en su historia, de acuerdo a la agencia de noticias Kyodo.

Se espera que la creciente deuda pública de Japón renueve la presión del gobierno para incrementar los impuestos y que ahora están en 5%, una decisión que seguramente enfrentará la resistencia de un país desencantado con lo que algunos han calificado como un desperdicio del gasto para favorecer a los burócratas.

"A menos que hagamos una revisión fundamental al sistema fiscal, estamos alcanzando nuestro límite para tratar de mantener nuestros servicios de bienestar", dijo el ministro de Finanzas .

Japón reduce su gasto en el desarrollo de energía atómica, pero necesitará gastar mucho más de lo que ha ahorrado para cerrar de forma segura la planta de Fukushima, que sufrió una fusión nuclear después del sismo y tsunami.

Se calcula que el daño del terremoto del 11 de marzo alcanza entre 16 y 23 billones de yenes (US$198.000 a 309.000 millones), de acuerdo con la oficina del gabinete japonés, lo que lo convierte en uno de los desastres naturales más costosos del mundo.

Las cifras no consideran el costo de la crisis nuclear, que incluye gastos por evacuación, descontaminación y daños.