Casi un cuarto de millón de personas debieron ser evacuadas hoy en la , en el sur de , ante la alerta de nuevas inundaciones y avalanchas por lluvias torrenciales, que ya provocaron la muerte de al menos 20 personas.

La Agencia Meteorológica de Japón alertó de que en el norte de Kyushu podrían registrarse hoy lluvias de hasta 80 milímetros por hora.

La orden de evacuación se dio en cuatro prefecturas. Unos 180,000 habitantes de la fueron instados a abandonar sus casas. Tres personas quedaron enterradas hoy bajo el barro, pero dos de ellas pudieron ser rescatadas, según informó . Una mujer de 83 años continúa desaparecida.

Por su parte, el gobernador de la prefectura de Oita, Katsusada Hirose, reclamó el despliegue de unidades militares de emergencia.