continúa hoy conmocionada por el mayor naufragio que se recuerda en aguas del Mediterráneo y las autoridades buscan esclarecer el número de víctimas mortales y las causas del hundimiento de esta nave cargada de inmigrantes.

Tras el desastre fueron recuperados 24 cadáveres que ya han sido trasladados al puerto maltés de La Valeta y los 28 supervivientes ya se encuentran en territorio italiano, en la ciudad siciliana de Catania.

Uno de ellos llegó antes, ya que por una enfermedad tuvo que ser ingresado de urgencia en un hospital de esta ciudad de la Italia meridional. El resto llegaron al país transalpino poco antes de la medianoche de ayer.

El testimonio de estas personas, de las que cuatro se han declarado menores de edad según Save the children, será ahora esencial para esclarecer un suceso que ha conmocionado a la opinión pública y que permanece envuelto en las dudas, desde el número exacto de víctimas hasta el motivo del hundimiento.

En cuanto a las cifras, la Fiscalía de Catania ha señalado que a bordo viajaban 850 personas y lo ha hecho basándose en el testimonio de los supervivientes y en un informe del mercante portugués que ayudo a la embarcación, el King Jacob.

Sin embargo, los procuradores subrayan que "aún es imposible determinar con precisión el número de muertes" porque las indicaciones de los supervivientes "son aproximadas" y señalan "varios cientos de fallecidos", entre 400 y 950.

El "exiguo número" de supervivientes podría depender, a juicio de los investigadores, del hecho de que muchos inmigrantes que viajaban en la nave siniestrada lo hacían encerrados en las bodegas.

Las investigaciones continuarán su trabajo hasta esclarecer "con precisión" el número de víctimas mortales y, para ello, las autoridades no excluyen la posibilidad de inspeccionar la nave hundida e incluso su eventual recuperación, pero esto será valorado más adelante.

Además la Fiscalía de Catania asegura que por el momento no se puede imputar ninguna responsabilidad al personal del mercante de pabellón luso que —aclaran— "prestó auxilio y no contribuyó en modo alguno al fatal evento".

TRAFICANTES SOBREVIVIERONPor el contrario, el ministro del Interior de Italia, Angelino Alfano, sorprendió de madrugada al anunciar que entre los 28 supervivientes se encontraban dos supuestos miembros de la red de traficantes de personas.

Se trata del comandante, Mohammed Alí Malek, un tunecino de 27 años, y Mahmud Bikhit, sirio de 25 años de edad. Ambos fueron delatados por el resto de inmigrantes y fueron detenidos por las autoridades italianas a su llegada al puerto de Catania.

El primero ha sido acusado de homicidio culposo múltiple, naufragio e instigación a la inmigración clandestina, mientras que el segundo solo por el último delito ya que, según declaró a los medios el fiscal Giovanni Salvi, se trata de un subalterno.

Por otro lado, la Fiscalía investiga las causas de esta tragedia que, de confirmarse los pronósticos relativos al número de víctimas mortales, sería la mayor que se recuerda en aguas mediterráneas.

TAGS RELACIONADOS