Jerusalén. La ciudad costera de Ashkelon, en , fue uno de los escenarios más afectados tras el lanzamientos de cohetes disparados de .

El Ejército israelí dijo haber realizado unos 220 ataques aéreos contra objetivos milicianos en Gaza. En los ataques israelíes murieron varios palestinos, incluidas una mujer embarazada, Seba Abu Arar y su hija de 14 meses, que estaban en su casa en el este de Ciudad de Gaza, según el ministerio palestino de Salud.

Sin embargo, el teniente coronel Jonathan Conricus, portavoz militar israelí, dijo el domingo que un análisis detallado había determinado que un cohete palestino había fallado y matado a las dos civiles. Los palestinos, afirmó, “intentan vender una historia que no es cierta”.

Más tarde se informó que un hospital israelí fue alcanzado por metralla después de que un cohete disparado desde la fuera interceptado por el sistema de defensa de Israel.

El doctor Hezi Levy, director del Centro Médico de la Universidad de Barzilai en la ciudad de Ashkelon, dijo que no hubo heridos, pero la unidad de oncología del hospital sufrió daños.

En tanto, el ejército israelí dijo que bombardeó una serie de nuevos objetivos en la Franja de Gaza, incluidos sitios donde estarían ocultos milicianos de Hamas. El ejército dijo que aviones y helicópteros de ataque atacaron túneles, recintos militares, una planta de fabricación de armas y varios sitios de lanzamiento de cohetes.

El repentino estallido de violencia ha roto un mes de tranquilidad. Mediadores egipcios intentaban negociar un alto el fuego entre ambas partes, que han librado tres guerras y chocado en varias rondas de violencia en la última década.

Israel estaba desplegando una brigada de blindados en el frente de Gaza, con tanques listos para hacer misiones ofensivas si era necesario, señaló. El Ejército ya ha atacado lanzacohetes, túneles, lugares de instrucción, depósitos y almacenes tanto de Hamas, el grupo que gobierna el territorio, como de Yihad Islámica, un grupo más pequeño con apoyo iraní.

Durante la noche sonaron las sirenas en la región fronteriza, advirtiendo de ataques inminentes. Las escuelas en el sur de Israel suspendieron las clases el domingo y se activó el protocolo de emergencia. En Gaza, grandes explosiones atronaban el enclave bloqueado mientras varias columnas de humo se elevaban en el cielo.

Israel ha prometido responder con fuerza a Hamas y Yihad Islámica, que se sospecha iniciaron la ofensiva.

El país celebra esta semana el Día de la Memoria y el Día de la Independencia, cuando masas de gente acuden a ceremonias en cementerios militares y fiestas callejeras en todo el país. La semana siguiente, Israel tiene previsto acoger el concurso de canción Eurovision, un espectáculo desenfadado que se espera atraiga a muchos turistas.

Para los gazatíes, la violencia llega justo antes del mes sagrado del ayuno musulmán, el Ramadán, que comienza el lunes.

Fuente: Con información de AP y AFP