(Foto referencial: AFP)
(Foto referencial: AFP)

ordenó el cierre casi total de sus aeropuertos al tiempo que trataba de dispersar grandes protestas de judíos ultraortodoxos en contra de las restricciones implementadas para frenar la propagación del coronavirus.

“Cerramos herméticamente el cielo, salvo raras excepciones, para evitar la entrada de mutaciones del virus y asegurarnos que avanzamos rápidamente con nuestra campaña de vacunación”, dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

La medida entrará en vigor en la medianoche del lunes al martes hasta el 31 de enero, indicó un comunicado de la oficina del jefe de gobierno. Sin embargo, la orden necesita todavía aprobación parlamentaria.

MIRA: Wuhan: La zona cero, un año después

La entrada de la variante más contagiosa del virus, sumada a la falta de obediencia a las normas por parte de las comunidades ultraortodoxas, ha causado una de las tasas de infección más altas del mundo en Israel, y amenaza con entorpecer la exitosa campaña israelí de vacunar a su población contra el virus.

En apenas un mes, Israel ha vacunado a una cuarta parte de sus 9,2 millones de habitantes. Sin embargo, el virus sigue causando estragos en el país con un promedio de 8.000 casos nuevos diarios.

La noche del domingo, el gabinete israelí aprobó severas restricciones a todos los vuelos de entrada y salida, con escasas excepciones por razones humanitarias -- como funerales y casos médicos -- y vuelos de carga.

Durante toda la pandemia, Israel ha restringido la entrada de extranjeros en su principal aeropuerto aunque ha aceptado excepciones para ciertas personas como estudiantes religiosos o israelíes que están viniendo de regreso. Se ha permitido también la salida de israelíes que desean visitar ciertos países considerados de baja tasa de contagio.

MIRA: Israel comienza a vacunar contra el coronavirus a los adolescentes

La medida al parecer ha permitido la entrada de la nueva variante del coronavirus procedente de Gran Bretaña El Ministerio de Salud declaró el domingo que se ha detectado un caso de una nueva variante originada en Estados Unidos, en un hombre que vino de Los Ángeles.

Al mismo tiempo judíos ultraortodoxos se enfrentaron el domingo a policías israelíes en medio de protestas contra las restricciones por la pandemia del coronavirus.

Los sucesos ocurrieron en las ciudades de Jerusalén y Ashdod, cuando la policía trató de clausurar escuelas religiosas que habían abierto a pesar de la prohibición por razones profilácticas.

MIRA: ¿Cómo hizo Israel para lograr su masiva y veloz campaña de vacunación contra el COVID-19?

Durante la pandemia, numerosas sectas ultraortodoxas han estado violando las normas de salud, abriendo escuelas, sinagogas y asistiendo a bodas y funerales. Ello ha contribuido a una tasa de infección desproporcionada entre esas comunidades: los ultraortodoxos tienen un tercio de todos los casos de coronavirus en Israel aunque comprenden apenas un 10% de la población.

En Jerusalén, la policía lanzó gases lacrimógenos y agua fétida para dispersar a cientos de miles de manifestantes afuera de una escuela que abrió sin permiso. Los manifestantes gritaban “¡Fuera de aquí nazis! Mientras varios oficiales arrestaban a los alzados.

En Ashdod, una ciudad en la costa, la policía forcejeó con decenas de manifestantes fuera de una escuela ultraortodoxa.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en Perú: 79% teme volver a contagiarse

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS