(AFP)

Un capitán de la Policía de Fronteras de murió y 13 personas resultaron heridas en el ataque de un conductor kamikaze palestino en . Es el segundo incidente se ese tipo que ocurre en menos de dos semanas.

Testigos indicaron que el conductor de una furgoneta blanca penetró en la línea del tranvía y cruzó frente a la estación de Shimon Hatzadik, usada por ultraortodoxos para rezar en una conocida tumba judía homónima.

Allí atropelló al oficial y a otros tres miembros de patrulla desplegada en el lugar desde el pasado 22 de octubre, cuando dos personas fallecieron de la misma manera en un ataque similar, cerca de ese punto. El carro avanzó unos 200 metros más antes de chocar con dos vehículos.

"Se volvió loco, sacó una barra de metal y comenzó a intentar pegar a la gente y a gritar 'Alahu Akbar' (Alá es el más grande)", declaró a la agencia EFE un miembro de la comunidad judía ultraortodoxa que estaba en la zona.

"Llegó la Policía enseguida, lo rodeó y le disparó cuando corría por aquí, por estas vías", agregó, mientras señalaba con el dedo una mancha de sangre.

Una hora después, el movimiento islamista aplaudió la acción del kamikaze, identificado como Ibrahim al Akari, de 48 años, al que calificó de "uno de nuestros mártires, defensor de la mezquita de Al Aqsa".

"Hamas celebra a su héroe, el mártir Ibrahim al Akari, igual que a Abdelrahmán Shalodi y Muataz Hijazi", indicó Hamas en un comunicado, aludiendo a los autores de los dos últimos ataques en Jerusalén, un atropello en el que murieron una mujer y un bebé, y el intento de asesinato de un rabino ultranacionalista.

TAGS RELACIONADOS