(Reuters)
(Reuters)

encara fuertes críticas de varios países de Europa por la decisión del primer ministro Benjamin Netanyahu de expandir la construcción de sus asentamientos en respuesta al reconocimiento implícito de la del Estado palestino.

Gran Bretaña, Francia y Suecia convocaron a los embajadores israelíes en sus respectivas capitales para expresarles su desaprobación al en los asentamientos judíos de la ocupada y .

A puertas de una visita de Netanyahu esta semana, Alemania –considerada como el aliado más cercano de Israel en Europa– pidió al primer ministro evitar la expansión de los asentamientos y Rusia dijo que veía la medida del Estado judío con grave preocupación.

Enojado por la decisión del jueves de la Asamblea General de la ONU de elevar el estatus palestino en el organismo de "entidad observadora" a "Estado no miembro", Israel dijo al día siguiente que construiría nuevas casas para sus colonos en tierras ocupadas.

Este tipo de asentamiento proyectado en el pasado, en la tierra capturada por los israelíes en la guerra de 1967 y que los palestinos reclaman para la conformación de un futuro Estado, ha conllevado reiteradas condenas a nivel mundial.

Pero en un dramático giro que Netanyahu posiblemente supuso que generaría alarma ente los palestinos y el mundo, su Gobierno también ordenó "trabajo de planeamiento" para la construcción de miles de unidades familiares en zonas que incluyen la denominada zona "E1" en el este de Jerusalén.

Una construcción de este tipo en las colinas de E1 podría partir en dos a Cisjordania, impidiendo a los palestinos el acceso a Jerusalén y perjudicando aún más sus esperanzas de un Estado contiguo.

España también protestó hoy contra la política de asentamientos de Israel llamando al Ministerio de Exteriores al embajador de ese país en Madrid.

Israel ha hecho "exactamente dos cosas que la Unión Europea le pidió que no hiciera", manifestó el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, en referencia a la ampliación de asentamientos y a la congelación de los ingresos fiscales que recauda en nombre de la Autoridad Nacional Palestina.

Ha cometido una "enorme torpeza", dijo el jefe de la diplomacia española en Valencia.