Devastación. En Gaza, cerca de medio millón de personas han sido desplazadas por los combates. (EFE)
Devastación. En Gaza, cerca de medio millón de personas han sido desplazadas por los combates. (EFE)

JERUSALÉN (Agencias).– Tras dos días de tregua en la Franja de Gaza, que transcurrieron sin incidentes, Israel dijo ayer que está dispuesto a prolongar, sin condiciones y sin límite, el alto el fuego de 72 horas instaurado desde el martes. "Israel no ve ningún problema en que el cese al fuego sea prolongado sin condiciones", indicó a la AFP un alto responsable israelí.

Sin embargo, el subdirector de Hamas, Musa Abu Marzuk, quien participa en las negociaciones indirectas con Israel en El Cairo, indicó que "no hay un acuerdo sobre una prolongación del cese al fuego" en Gaza.

Pese a que delegaciones de ambas partes se encuentran en El Cairo (Egipto) intentando negociar los términos de una tregua duradera, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo que la operación militar israelí en Gaza fue "justificada" y "proporcionada" ante la amenaza que representa el movimiento islamista Hamas, que controla el enclave palestino. Según Netanyahu, Hamas es el "responsable" del sufrimiento en el enclave, pues el "90% de los muertos en este conflicto" podrían haberse evitado si Hamas hubiera aceptado antes la propuesta de una tregua.

Netanyahu también se defendió de las acusaciones de que su Ejército haya podido cometer crímenes de guerra durante la ofensiva, que según el Ministerio de Salud en Gaza y organizaciones internacionales, dejó más de 1,850 palestinos muertos.

Israel rechaza esas estadísticas y sostiene que, según sus cálculos, perecieron entre 750 y mil hombres armados.