Misiva está dirigida al primer ministro y al jefe del Estado mayor israelíes. (EFE)
Misiva está dirigida al primer ministro y al jefe del Estado mayor israelíes. (EFE)

Cuarenta y tres soldados de reserva de la unidad más prestigiosa de la inteligencia militar de decidieron no volver a vestir el uniforme para no tener que participar de nuevo en las injusticias que, aseguran, se cometen contra los palestinos.

Se trata de una de las expresiones de objeción de conciencia más importantes en Israel en años.

"Rechazamos participar en las acciones contra los palestinos y continuar siendo instrumentalizados para reforzar el control militar sobre los palestinos y sobre los territorios ocupados", dijeron los 43 oficiales y soldados firmantes, que forman parte de la Unidad 8200.

La misiva, de la que la agencia AFP recibió este viernes una versión sin las firmas, está dirigida al primer ministro, Benjamin Netanyahu, y al jefe del Estado mayor israelíes.

"No podemos seguir sirviendo a este sistema y negándole sus derechos a millones de personas con la conciencia tranquila", aseguran.

La carta, que llega tres semanas después del fin de la guerra en la , no está vinculada con ella. También denuncia la política global del "régimen" y las prácticas de inteligencia puestas al servicio de esta política.

"Creo que hemos firmado todos esta carta por la misma razón: porque ya no conseguimos dormir por la noche", explicó una de las 43 firmantes en una entrevista publicada este viernes en el diario , el de mayor tirada.

Otra mujer habla de un error de identificación que cometió y que le costó la vida a un niño, mientras que otros se refieren a los sentimientos que sienten al tener que escuchar las conversaciones más íntimas de los palestinos.