Kenji Goto es uno de los rehenes del Estado Islámico. (AP)
Kenji Goto es uno de los rehenes del Estado Islámico. (AP)

El vicecanciller japonés, quien se encuentra en Ammán para intentar lograr la liberación del periodista nipón secuestrado en Siria por el , dijo hoy que las negociaciones con el grupo terrorista están estancadas.

En declaraciones recogidas por medios nipones, Yasuhide Nakayama dijo que la situación en torno al periodista Kenji Goto se "halla estancada" e insistió en que el Gobierno está analizando y compartiendo toda la información posible junto al Ejecutivo jordano, que busca liberar al piloto Muaz Kasasbeh, secuestrado en diciembre.

El Estado Islámico amenazó el jueves con asesinar al piloto del Ejército jordano si no le entregaban antes de "la puesta del sol, hora de Mosul (Irak)" a la radical Sajida Al Rishawi, detenida en Jordania, a cambio de perdonarle la vida a Goto.

El Gobierno jordano accedió a intercambiar a Al Rishawi por los dos rehenes, pero el canje de prisioneros ha quedado aparentemente bloqueado debido a que Ammán ha exigido al Estado Islámico una prueba de vida del piloto jordano para cumplir su exigencia de liberar a la terrorista, condenada a muerte por un atentado en 2005.

Hace 11 días, coincidiendo con el viaje del primer ministro nipón, Shinzo Abe, a Oriente Próximo, el Estado Islámico envió un primer video en el que demandó al Ejecutivo nipón que a cambio de no asesinar a Goto, capturado en octubre, y a otro ciudadano nipón, Haruna Yukawa, que fue ejecutado el pasado sábado. Yukawa fue ejecutado al no entregarse el dinero.