Medida propone que todas las cajetillas de tabaco sean de color blanco. (Bloomberg)
Medida propone que todas las cajetillas de tabaco sean de color blanco. (Bloomberg)

Diez años después de convertirse en el primer país europeo en prohibir que se fume en los centros de trabajo, pretende imponer que todos los paquetes de sean de color blanco: sin signos ni colores distintivos.

La propuesta, a la que se oponen enérgicamente las tabacaleras, forma parte del plan para ser un país libre de humo en 2025 –lo que significa una tasa de fumadores inferior al 5%– y será votada por el Parlamento en 2015.

Según el proyecto de ley, todos los signos de la marca, incluidos logotipos y colores, estarán prohibidos y todos los productos tendrán un envase uniforme con advertencias sanitarias gráficas.

"La caja de cigarrillos es la última forma de publicidad que tiene la industria", explicó a la agencia AFP James Reilly, ministro irlandés para la Infancia. El funcionario argumentó su propuesta en los índices de muerte a causa del , que en Europa suman 700,000 por año.

A pesar de las intenciones saludables de la propuesta, esta se enfrenta a una feroz oposición de las tabacaleras en un país en donde el 21% de la población es fumadora. Cinco empresas dedicadas al rubro han iniciado un proceso en contra de Irlanda ante la , argumentando que la medida supone una *restricción ilegal para su negocio.

Además, afirman que a pesar de que en se impuso , los índices de consumo de cigarrillo no han disminuido ni han significado algún cambio sustancial en los fumadores.

Sin embargo, Pat Doorley, director del grupo de políticas contra el tabaco del Real Colegio de Médicos de Irlanda, afirma que existen 50 estudios que apuntan a que la medida va a funcionar.

De esta forma Irlanda –donde una cajetilla de cigarrillos cuesta US$12- ha iniciado el debate sobre el consumo de tabaco, que finalizará en la votación del Parlamento, programada para el 2015.