(EFE)
(EFE)

insistió hoy en su derecho a e instó a las grandes potencias a renunciar a una política hostil contra la República Islámica, al término de la quinta ronda de negociaciones nucleares con el Grupo 5+1, compuesto por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, China, Rusia, Francia y Reino Unido) y Alemania.

"Consideramos que el derecho al enriquecimiento (de uranio) es un derecho inalienable del pueblo iraní, sea al 5% o al 20%", dijo el negociador jefe iraní, Said Jalili, en rueda de prensa en la ciudad kazaja de Alma Atá.

Precisamente, las grandes potencias propusieron a Teherán reducir sus actividades de enriquecimiento de uranio a cambio de una suavización de las sanciones para disipar las dudas de la comunidad internacional sobre la variante militar de su programa nuclear.

"Si la otra parte respeta nuestro derecho al enriquecimiento y a la actividad pacífica en la esfera nuclear, y lo reconoce, pues esto nos ayudaría mucho a avanzar", dijo Jalili.

Sin aludir directamente a las sanciones internacionales, Jalili destacó que las grandes potencias han hecho mucho en los últimos tiempos para contribuir a la desconfianza entre ambas partes.

"Ahora tendrán que granjearse la confianza del pueblo iraní. Hemos hablado en las negociaciones de que la actitud hostil en relación a Irán se contradice con el espíritu de confianza. Por eso, si hablamos de crear confianza, entonces el comportamiento hostil debe terminar", dijo.

El negociador iraní subrayó que el Grupo 5+1 decidió tomarse una pausa en las negociaciones para estudiar detenidamente el "plan de acción" presentado por Teherán.

En todo caso, Jalili manifestó su satisfacción por el talante de las conversaciones y destacó que a partir de ahora todo dependerá de la "sinceridad" de las grandes potencias a la hora de tomar medidas de confianza.

POSICIONES DISTANTESPreviamente, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, aseguró hoy que el Grupo 5+1 se tomará una pausa en las negociaciones con el país islámico.

"Ha quedado claro que las posturas de Irán y el 5+1 aún son distantes", dijo en rueda de prensa Ashton, quien precisó que las delegaciones mantendrán ahora consultas con sus respectivas capitales para decidir los próximos pasos.

Al mismo tiempo, la diplomática destacó que es la primera vez que ambas partes analizan en profundidad todos los aspectos del problema nuclear, a la vez que destacó que el objetivo de las sanciones impuestas es precisamente ejercer presión para que el proceso avance y lograr una solución al problema nuclear.

Según los expertos, la cercanía de las elecciones presidenciales iraníes de junio próximo ha impedido que Teherán adquiriera el compromiso de aceptar las propuestas de las grandes potencias.