El número de víctimas sería mayor, pero la Policía desactivó uno de los coches bomba. (Reuters)
El número de víctimas sería mayor, pero la Policía desactivó uno de los coches bomba. (Reuters)

Al menos 67 personas murieron hoy en Irak, la mayor parte de ellas en atentados con coches bomba en varios puntos del país. La agencia de noticias iraquí Sumeria News informó de hasta 417 heridos, muchos de ellos policías y soldados.

En la capital perdieron la vida al menos 33 personas en varios atentandos, algunos de los cuales se dirigieron contra agentes del orden. Según las fuerzas de seguridad, el número de víctimas podría haber sido muy superior si la Policía no hubiera desactivado otro coche bomba en el norte de la capital.

El primer atentado en Bagdad se produjo en hora punta, en el barrio de Karrada, al sur de la ciudad, y provocó al menos 10 víctimas mortales. En esa parte de Bagdad viven principalmente chiítas. Además, se registraron tiroteos en diferentes puntos de la ciudad.

También explotaron varios coches bomba en , 250 kilómetros al norte de Bagdad. Estos atentados dejaron al menos 27 heridos, entre ellos muchos policías.

En la provincia de Salah al Din, en el norte del país, cuatro personas murieron y otras 21 resultaron heridas en tres ataques con vehículos bomba. El Gobierno impuso el toque de queda en la zona tras los atentados.

También hubo explosiones en la provincia de , en , y , en el norte del país. En Anbar, se produjo además un tiroteo cuando desconocidos atacaron un puesto de control instalado por el Ejército en una carretera. Según la Policía, en el tiroteo murieron un soldado y tres transeúntes.

Lejos de unirse contra los atentados, los partidos que componen el Gobierno chiíta se culpan mutuamente, en medio de la batalla política que mantienen desde la , a finales del año pasado.