El portaaviones USS Nimitz ya se encuentra en el Mediterráneo. (Reuters)
El portaaviones USS Nimitz ya se encuentra en el Mediterráneo. (Reuters)

Hay indicios en Washington de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está planificando una acción militar en Siria más amplia de la que propuso públicamente en los últimos días.

El general Jack Keane, exsubjefe del Estado Mayor del Ejército, conversó con un grupo de senadores republicanos clave en la Casa Blanca y le dijo a BBC Mundo que Obama les dio a entender que el objetivo de la acción militar iría más allá de las armas químicas, si el Congreso aprueba la intervención militar.

"Creo que hay dos cosas fundamentales en lo que va a pasar: él va a disuadir y degradar –y la palabra importante es degradar– significativamente la capacidad militar del régimen de Bashar al Assad", expresó Keane.

El documento que el gobierno de Obama presentó ante el Congreso solicitando autorización para realizar una intervención militar habla de enviar una "clara señal de la determinación estadounidense" para "disuadir, interrumpir, prevenir y degradar el potencial para el uso futuro de armas químicas u otras armas de destrucción masiva".

Analistas asumieron que la intervención militar tendría un alcance limitado. Pero, según Keane, los senadores fueron "alentados por lo que el presidente les ha dicho en cuanto a la escala de la solidez de lo que se propone hacer".

Keane añadió que existe un plan para aumentar el apoyo a algunos grupos rebeldes.