'Lula' acompañado por su sucesora, Dilma Rousseff. (Reuters)
'Lula' acompañado por su sucesora, Dilma Rousseff. (Reuters)

El expresidente de fue internado hoy en un hospital de Sao Paulo tras presentar un cuadro de "pérdida de apetito y fatiga", consecuencia del tratamiento contra el cáncer que realiza, informaron sus médicos.

Lula, de 66 años, "fue evaluado hoy (sábado) en el hospital Sirio Libanés en Sao Paulo con queja de pérdida de apetito y fatiga", indica el boletín médico, difundido en el sitio web del centro asistencial.

Los galenos constataron "apenas presencia de inflamación de la mucosa de la laringe y esófago, consecuencia de la radioterapia" que y que apunta a erradicar por completo un tumor en la laringe detectado en octubre.

"El estado de salud del expresidente es bueno y no hay alteración del plano de tratamiento de radioterapia", indicó el texto. Sin embargo, los médicos optaron por hospitalizar al exmandatario "para observación e intensificación de las medidas de soporte nutricional, fisioterapéuticas y fonoaudiológicas".

Según la prensa, Lula permanecerá en el Sirio Libanés hasta el lunes.

El exgobernante realizó en diciembre una en el hospital Sirio-Libanés, que según sus médicos redujo el tumor canceroso en un 75%, descartando la opción quirúrgica.

Extornero mecánico y sindicalista, Lula fue el primer presidente de izquierda en la historia de Brasil, que dirigió entre enero de 2003 y diciembre de 2010 y salió con un récord de 80% de popularidad tras dos mandatos consecutivos de gobierno.