Un jurado de instrucción estatal inició juicio formal a un hombre acusado de premeditado, y  en contra de una menor de 9 años, en .

Jorge Guerrero Torres mantuvo relaciones sexuales con la niña Diana Álvarez al menos una vez a la semana durante 11 meses. El proceso se inició a cinco meses de haber revelado el macabro hecho a su compañero de celda. En su confesión también manifestó que mató a la niña y escondió su cuerpo en un lugar en donde nunca la podrían ubicar tras su desaparición en 2016.

"(...) No descansaremos hasta que veamos a Torres respondiendo por lo que le hizo a esta pequeña", indicó Amira Fox, fiscal estatal adjunta del Circuito Judicial 20.

En su confesión también manifestó que mató a la niña y escondió su cuerpo en un lugar en donde nunca la podrían ubicar tras su desaparición en 2016. (Foto: Condado Lee/FDLE)
En su confesión también manifestó que mató a la niña y escondió su cuerpo en un lugar en donde nunca la podrían ubicar tras su desaparición en 2016. (Foto: Condado Lee/FDLE)



PORNOGRAFÍA INFANTIL

Actualmente, el sujeto purga una condena de 40 años por posesión de pornografía infantil tras encontrarle, en su celular, fotografías y videos sexuales de la pequeña Diana.

En tanto, el cuerpo de la niña aún no ha sido hallado.

La madre de la niña, Rita Hernández, pidió pena de muerte y no cadena perpetua en contra del depravado. "Ojalá que te pudras donde estés", expresó la mujer en un mensaje al pervertido.

La madre de la niña, Rita Hernández, pidió pena de muerte y no cadena perpetua en contra del depravado. (Foto/ Captura:NewsPress)
La madre de la niña, Rita Hernández, pidió pena de muerte y no cadena perpetua en contra del depravado. (Foto/ Captura:NewsPress)

"Para mí es difícil entender que mi hija no esté conmigo, pero no puedo hacer nada. No lo entiendo", agregó llorosa.

Era mayo del 2016, cuando la niña desapareció de su vivienda en la comunidad San Carlos Park. Hasta las 2:00 de la madrugada, su madre la vio en su dormitorio. Sin embargo, al levantarse a las 7:00 am. se dio con la terrible sorpresa de que su hija ya no estaba. 

ERA INQUILINO

Pensó que su padre se la había llevado a México, pero esta teoría fue descartada. Entonces, el nombre de Jorge Guerrero Torres, inquilino de una habitación en la casa de Diana Sánchez, saltó como sospechoso.

Para cuando la Policía trató de hallarlo en su nueva vivienda, no se encontraba. No se dieron por vencidos y lo ubicaron a través de su teléfono en Daytona Beach.

Violación sexual
Violación sexual

En su interrogatorio, confesó haber ultrajado sexualmente a la niña y le encontraron fotografías donde la pequeña estaba desnuda. Él fue condenado a 40 años por el delito de pornografía.

El próximo 17 de mayo, la familia de Diana hará una vigilia por su cumpleaños número 11.