Las vacunas contra el COVID-19 producen reacciones leves en el cuerpo. No obstante, la inflamación de ganglios genera temor entre la población. (Foto: EFE)
Las vacunas contra el COVID-19 producen reacciones leves en el cuerpo. No obstante, la inflamación de ganglios genera temor entre la población. (Foto: EFE)

Según la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos. (FDA, por sus siglas en inglés), el efecto secundario más común de la del laboratorio contra la es dolor en el brazo (80% de casos). Hay otras secuelas como el cansancio, dolor de cabeza o muscular, y más raramente fiebre o cuadros alérgicos graves. No obstante, también se ha detectado inflamación de ganglios, un síntoma relacionado con el .

MIRA: Nuevamente Brasil bate récord con más de 1.900 muertes por coronavirus en 24 horas

De acuerdo con un artículo de The New York Times, la vacuna del laboratorio Moderna también genera ese efecto secundario. Un estudio sobre el medicamento, 11.6% de los pacientes informaron que los ganglios linfáticos inflamados aparecieron después de la primera dosis, y el 16% reportaron que la hinchazón se dio después de la segunda.

La inflamación de ganglios es una respuesta a una alteración en el organismo y es común en el cáncer. Bultos aparecen en el cuello, arriba de la clavícula, debajo de los brazos o en la ingle.

Cuándo preocuparse

La inflamación de los ganglios no necesariamente significa cáncer, pero tampoco es algo que se deba tomar a la ligera. Algunas instituciones médicas en Estados Unidos han advertido a las personas vacunadas contra la COVID-19 que si el bulto en la axila que dura más de seis semanas después de la inoculación, es mejor ir al médico.

Pacientes con cáncer de mama deben tratar de inocularse en la pierna o lado opuesto a la mama con cáncer (Foto: Shutterstock).
Pacientes con cáncer de mama deben tratar de inocularse en la pierna o lado opuesto a la mama con cáncer (Foto: Shutterstock).

Para las mujeres que se hacen pruebas de descarte de cáncer de mama, una manera de evitar una confusión puede ser simplemente posponer las mamografías o escaneos al menos seis semanas tras la última dosis de la vacuna. O programar las pruebas antes de inocularse la primera dosis.

En el caso de las personas que tienen cáncer de mama, una recomendación es, si el cáncer está en una sola mama, vacunarse en el brazo opuesto para evitar problemas de inflamación. La razón es que esta aparece en el mismo lado donde se aplicó la inyección. Incluso podría ser factible vacunarse en la pierna.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR


TAGS RELACIONADOS