La demanda de expulsión de demonios que poseen a las personas ha crecido según miembros de de la , por ello comentan que practican un promedio de 500.000 anuales. 

Desde este lunes, unos 250 católicos, muchos de ellos sacerdotes, viajaron hasta para estudiar un curso de una semana de duración en el que aprenderán cómo expulsar demonios que hayan tomado posesión de alguna persona, labor que podrán cumplir incluso por teléfono celular. De esta manera, informó Reuters.

Las clases incluyen materias como "diferencias entre posesión demoníaca y enfermedad mental", "paso a paso para expulsar demonios", entre otros.

El Instituto Sacerdos en colaboración con el grupo de investigación e información sociorreligiosa (Gris) y el patrocinio de la Congregación vaticana para el Clero son los encargados de presentar este curso.

Ernest Simoni, cardenal de Albania, explicó durante la primera sesión cómo exorcizar a través del teléfono y cómo leer las oraciones de exorcismo en latín de manera similar a como se cumple el rito en persona.

Entre los estudiantes se encuentran varias docenas de mujeres, que recibirán un certificado pero no autorización para realizar exorcismos. Solo los sacerdotes pueden llevarlo a cabo, y con el permiso de su obispo o una licencia especial.

Es necesario precisar que este curso está dirigido a exorcistas licenciados, teólogos, psicólogos, médicos, criminólogos e historiadores de la Iglesia. También para el público en general.