Trabajadores de la se unieron hoy miércoles en una protesta global contra las medidas de austeridad, el desempleo y las políticas de recortes en manifestaciones y huelgas generales paralizaron el continente.

Las marchas más importantes se dieron en el sur de , mientras que los países del norte como Dinamarca y Alemania, cuya situación económica es mucho más holgada, registraron mínimas concentraciones.

ESPAÑA SE PARALIZA POR HUELGA GENERALEl es el protagonista de esta jornada. Según , la segunda huelga general contra el gobierno en lo que va del año ha convocado al 76.7% de los sindicatos. Así, la Unión General de Trabajadores (UGT) ha afirmado que 9,19 millones de asalariados han acatado la medida.

Los sectores más involucrados son agricultura, ganadería, construcción, transporte, comercio y servicios urbanos. También se han sumado parcialmente los trabajadores de la administración pública, los medios de comunicación, sanidad y servicios sociales. Aun así, el Gobierno considera que el paro ha tenido un impacto escaso.

En , se han registrado piquetes en algunas avenidas céntricas y pequeñas refriegas con agentes de policía, en las que 30 personas resultaron con heridas leves. Hasta el momento hay 110 detenciones y más de 40 heridos.

España registra un desempleo de 25% y los sindicatos insisten en que el Gobierno debería convocar un referéndum sobre las políticas de recortes al gasto público en áreas como sanidad y educación.

SOLIDARIDAD EN EL RESTO DE PAÍSES EUROPEOS Países como Portugal, Italia, Bélgica y Grecia acompañaron a España en la jornada de protesta con marchas y paros parciales.

En , la principal confederación sindical llamó a una huelga de cuatro horas con manifestaciones en Roma y en Turín, entre otras ciudades. En el norte del país, se han producido serios enfrentamientos entre manifestantes del sindicato de extrema izquierda. Un agente de la Policía resultó con un brazo fracturado.

Portugal también vive una huelga general. Los trenes y metros están parados y numerosos aviones permanecen en tierra.

También hubo concentraciones, aunque menores, en países como Francia y Alemania, que hasta el momento han sobrevivido a la crisis con solvencia económica. Un centenar de personas se reunió en Francfort en "solidaridad" con los países sureños.