Hong Kong. Un grupo de manifestantes trataron de irrumpir este lunes en la sede del Consejo Legislativo de rompiendo cristales y puertas del edificio, tras la multitudinaria protesta celebrada con motivo del aniversario del traspaso a de la soberanía sobre la ex colonia.

Cientos de personas se congregaron ante las puertas del Parlamento de Hong Kong y, en un momento dado, un grupo de ellos rompió las barreras de acero que las protegían y las usaron como ariete para destruir los cristales y tratar de acceder al interior, sin que la policía hiciera acto de presencia, sobre las 18.00 horas.

Inmediatamente después de derribar la valla de acero y comenzar a intentar abrir las puertas del edificio, otros manifestantes cubrieron a estos con decenas de paraguas para impedir que las cámaras graben sus caras y pudieran ser así identificados posteriormente.

Los que se desviaban del recorrido autorizado de la manifestación para acudir a la sede parlamentaria recibían máscaras antigas y algunos cascos por parte de los organizadores.

Tras una media hora de asedio, los cerca de mil manifestantes congregados ante el Consejo Legislativo todavía aguardaban a que fueran derribadas las puertas del edificio, reforzadas con cristales blindados.

Para ello, los asaltantes utilizaron tubos de hierro, barras metálicas, ladrillos o piedras, al tiempo que eran jaleados por los simpatizantes que se congregaban en el Parque Tamar, donde se ubica el edificio, cercano también a la sede del gobierno.

La manifestación, en la que participaron cientos de miles de personas, se convocó en protesta por la "excesiva" injerencia de Beijing en el gobierno de la ciudad y para exigir la retirada del polémico proyecto de ley de extradición y la dimisión de la jefa del Ejecutivo local, Carrie Lam.

La protesta comenzó por retraso después de que la policía negocie con los organizadores para que no lleguen a la zona de Admiralty, donde se ubica el Consejo Legislativo, sino a la cercana y céntrica área de Wan Chai.

En su mayoría vestidos de negro, los manifestantes portaban carteles en los que se leía "No a la extradición a China. Carrie Lam dimisión" o "Hong Kong, ponte en pie", así como otros en los que condenaban la violencia policial durante protestas pasadas.

(AFP)
(AFP)

Esta misma mañana, cientos de ciudadanos se enfrentaron con la policía local, lo que obligó a celebrar la conmemoración del retorno a China de la soberanía sobre Hong Kong por primera vez en el interior del Centro de Convenciones de la ciudad, en lugar de en el paseo marítimo de Wan Chai, tal y como estaba previsto.

Las autoridades aludieron al "mal tiempo" para justificar este cambio.

Fuente: EFE

TAGS RELACIONADOS