Un total de 57 mil hondureños, entre ellos, 7,800 residentes en , corren el riesgo de ser deportados tras la cancelación del gobierno de  del Estatus de Protección Temporal (TPS).

En ese contexto, los ciudadanos del país centroamericano tienen un plazo de dieciocho meses para regresar a su país o encontrar otra forma de residencia legal en Estados Unidos.

"Acabó con todas las esperanzas", señaló Keren Sarmientos, de 22 años y estudiante universitaria en el condado Broward. "Ahora no sé si me voy a poder graduar. Si nos tenemos que ir, me voy sin cumplir mi sueño", añadió.

REFUGIO EN LOS 90

Tras procesos de recuperación por conflictos armados y desastres naturales, inmigrantes de 10 países se acogieron al programa de TPS a inicios de 1990. Para 1998, decenas de miles de hondureños buscaron refugio en Estados Unidos tras el paso arrasador del huracán Mitch dejando más de 10 mil muertos.

Florida
Florida

Trump ha tomado similar medida para con 200 mil salvadoreños, 45 mil haitianos, 2,500 nicaragüenses y, más recientemente, 9 mil nepalíes.

REGULARIZACIÓN VÁLIDA

La Organización Hondureña Integrada buscaba una reforma migratoria protectora para hondureños acogidos al TPS. “Pero también hemos estado ayudando a la comunidad a crear un Plan B, ya sea si tienen hijos ciudadanos mayores de 21 años, inicien una petición a los padres, o consulten otras formas de visado o de regularizar su estatus", precisó Francisco Portillo, representante de esa entidad.

Aunque lanzó esta advertencia; la regularización debe ser válida. “Que no vayan a pagar dinero para casarse con alguien o a creerles a personas sin escrúpulo que se hacen pasar por abogados y que les ofrecen residencia permanente a cambio de dinero”, precisó el activista.

TAGS RELACIONADOS