Los rebeldes no pueden enterrar a sus muertos porque los cementerios también son bombardeados. (AP)
Los rebeldes no pueden enterrar a sus muertos porque los cementerios también son bombardeados. (AP)

Al menos 23 personas murieron hoy en los violentos bombardeos contra la ciudad rebelde de , atacada desde hace 11 días por las fuerzas de , informó una ONG siria.

"Seis personas murieron en continuados bombardeos en los barrios de Baba Amr desde esta mañana", indicó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (), que anteriormente había señalado a la agencia AFP que el bombardeo de hoy era el más violento de los últimos días. Con el paso de las horas esa cifra subió a 23, incluidos 17 civiles.

"El bombardeo de Baba Amr que comenzó en la madrugada es el más violento desde hace cinco días. En promedio, caen dos cohetes por minuto", dijo Rami Abdel Rahman, jefe del OSDH, citando a militantes en el terreno.

Otro militante, Hadi Abdalá, miembro del "Consejo de la revolución de Homs", afirmó también que el "bombardeo era de una violencia extrema, más que en los otros días".

Según la , más de 300 personas han muerto desde el 4 de febrero en "ataques sin discernimiento contra zonas civiles" en Homs, una ofensiva del régimen que apunta a ahogar la rebelión en la tercera ciudad de llamada "capital de la revolución".

Los bombardeos se intensifican en momentos en que la situación humanitaria se agrava. "La urgencia es evacuar los heridos", indicó Abdalá, tras señalar que había mujeres embarazadas, enfermos cardiacos o de diabetes y sobre todo heridos que no se podía evacuar.

"Desde hace una semana, los muertos son enterrados en los jardines, pues incluso los cementerios son bombardeados", indicó. "La gente se amontona en los refugios", agregó.