Un hombre sufrió hoy graves heridas tras prenderse fuego ante el tribunal de Oslo que juzga a , el autor confeso de un atentado con bomba en al capital noruega que dejó ocho muertos y 69 fallecidos en la matanza de , en julio de 2011.

Al parecer, el hombre se acercó a un control de seguridad y se derramó líquido inflamable encima. La Policía consiguió apagar el fuego y fue llevado al hospital, informó la emisora pública noruega .

La fiscal general, Inga Bejer Engh, dijo al diario que la acción no tenía relación directa con el proceso sobre los atentados.

Mientras, en el proceso, los testigos que hablaron hoy coincidieron en algo: Breivik perpetró la masacre de Utoya, donde se celebraba un campamento juvenil del Partido Laborista, con frialdad y tranquilidad.

"Estaba tranquilo, bajo control y muy centrado en su objetivo", dijo el superviviente Even Andre Oien Kleppen, de 33 años. Cuando dijo que consideró atacar a Breivik con un extintor, el autor confeso sonrió.

También habló la joven de 22 años Ina Rangones Libak, que sobrevivió tras recibir disparos en el brazo, el rostro y el hombro.

Otro testigo contó cómo Breivik mató a una mujer que le había tendido la mano para saludarle.

DATO

- La sentencia contra Breivik se espera el julio.