(Internet)
(Internet)

La Policía de acusó de homicidio a tres futbolistas adolescentes, de entre 15 y 16 años, por la muerte a golpes de un juez de línea durante un partido el último sábado en la localidad de , cercana a , entre el equipo local juvenil, Buitenboys, y sus rivales, Nieuw Sloten.

La víctima, Richard Nieuwenhuizen, un árbitro aficionado de 41 años, recibió la paliza tras el partido violento que terminó en empate 2-2.

Testigos acusaron a los tres intervenidos –jugadores de Nieuw Sloten– de pegar a Nieuwenhuizen, quien horas después de recibir golpes en la cabeza y estómago, se sintió mal y fue trasladado al hospital.

Debido a la gravedad de las heridas, los médicos le indujeron un estado de coma del que ya no despertó. Su hijo, Mykel, que jugaba ese día con los Buitenboys, lo vio todo, informó el diario español .

Nieuw Sloten abandonó la liga que disputa. Según las normas de la Federación Holandesa de Fútbol (), los jugadores juveniles pueden ser sancionados como máximo con tres años de suspensión.

El presidente de la , , expresó su "profunda tristeza" al titular de la KNVB, Michael van Praag, por la muerte de Nieuwenhuizen. "Me impactó profundamente tener noticia de este trágico incidente", manifestó.

El entrenador del Ajax de Ámsterdam, , reaccionó horrorizado. "¿Cómo pudo haber pasado con niños de 15 y 16 años? ¿Dónde se quedó la educación? Tenemos que hacer algo, si no va ser una locura", señaló.