(Reuters)
(Reuters)

Un malentendido entre el piloto de una aerolínea española y empleados de una torre de control en Holanda generó hoy una falsa alarma de secuestro de un avión, que llevó a los Países Bajos a enviar dos aeronaves de combate F-16 a interceptarlo.

La pérdida de contacto por radio entre el avión y la torre de control generó confusión y desató la alarma sobre un posible secuestro, indicó la agencia de noticia holandesa ANP, tras citar a la Policía local.

"El avión se acercó de forma inusual al aeropuerto y esto provocó un malentendido entre el piloto y la torre de control", dijo una portavoz de la aerolínea española .

El avión, que viajaba desde la ciudad española de Málaga hacia Amsterdam con 180 personas a bordo, fue rodeado por fuerzas de seguridad holandesas cuando aterrizó en el aeropuerto de Schiphol. Los efectivos subieron a la nave y la registraron.

El Ministerio de Defensa holandés había enviado dos caza F-16 a interceptar el avión tras la sospecha del secuestro.

"Todavía estamos tratando de establecer comunicación con los pasajeros y la tripulación", dijo a la agencia Reuters por teléfono Martijn Peelen, portavoz de la Policía Militar.

Un pasajero a bordo de la aeronave dijo que nada inusual estaba ocurriendo, reportó la emisora holandesa NOS, tras citar al viajero.

Más temprano, el mismo aeropuerto debió ser evacuado por el hallazgo de una bomba que data de la II Guerra Mundial. Trabajadores que realizaban excavaciones la encontraron y una parte de la terminal C se cerró por seguridad. Expertos del Ejército holandés revisan el explosivo.