Un terremoto con epicentro frente a la costa noreste de sacudió hoy edificios hasta Tokio y provocó en una zona devastada por el desastre de la planta de el año pasado, aunque no se reportaron víctimas fatales ni daños de gravedad.

El Servicio Geológico de Estados Unidos () reportó que el terremoto tuvo una magnitud preliminar de 7.3 grados en la escala de Richter. Sin embargo, la Agencia Meteorológica de Japón rebajó la medición del sismo a 6.2 grados. Una alerta de tsunami se emitió, pero las autoridades la levantaron dos horas después.

A los trabajadores de la planta nuclear de Fukushima-Daiichi se les ordenó evacuar a zonas más seguras. , el operador de dicha instalación, dijo que no había irregularidades en ninguna de sus instalaciones.

El sismo registró una medición de "bajo 5" en la prefectura de Miyagi en una escala del 1 al 7, lo que significa que podrían haber daños en carreteras y viviendas que son menos resistentes a los movimientos telúricos de gran intensidad.

El tsunami de un metro impactó , en Miyagi, el centro de la devastación causada por el maremoto del 2011. Todos los trenes detuvieron sus operaciones en la prefectura y el aeropuerto de Sendai, que resultó inundado en el último desastre, cerró sus pistas.

Cinco personas fueron reportadas con heridas leves en Miyagi.

En , el aeropuerto de Narita reanudó sus operaciones luego de un breve cierre para revisiones de seguridad. Se produjeron tsunamis menores, de unos cuantos centímetros, en otras zonas costeras lejos del epicentro.