Henrique Capriles afirmó que la muerte jamás será el camino. (EFE)
Henrique Capriles afirmó que la muerte jamás será el camino. (EFE)

El gobernador de Miranda y principal opositor al régimen chavista, , exigió al Gobierno de la inmediata liberación de los jóvenes estudiantes detenidos durante las protestas estudiantiles realizadas el miércoles en Caracas.

"El Gobierno sabe que la agenda de los estudiantes que están movilizados por sus compañeros no es violenta y ayer lo demostraron (…) Así como se nos ha dicho que nos deslindemos de los violentos, yo le pido al Gobierno y tengo el derecho como venezolano, que queremos ver a Maduro dedicarse a acabar con estos grupos de paramilitares armados por ellos mismos".

"Ustedes quieren que nos deslindemos de la violencia, nosotros necesitamos que ustedes hagan el trabajo", reiteró, al tiempo que expresó sus condolencias a los familiares de las tres durante las manifestaciones en la capital venezolana.

"Una palabra de condolencia, de dolor, de profundo dolor a quienes ayer perdieron la vida, lo que fueron asesinados el día de ayer. Nadie puede alegrarse por la muerte, ni la muerte ni la sangre jamás será el camino y ustedes lo saben", dijo el gobernador.

Durante la presentación de su Gestión 2013 al pueblo mirandino en el Centro de Exposiciones Francisco de Miranda, Capriles condenó la violencia y exigió al Gobierno nacional no comportarse como "caperucita roja porque hay videos y fotos donde hay grupos armados por el Gobierno que dispararon contra jóvenes que lo único que tenían, probablemente, era una piedra (…) Usted (Gobierno) no . Así no se controla a un pueblo", enfatizó.

Aprovechó la oportunidad para enviar un mensaje a quienes lo critican y atacan porque no comulga con la violencia. "El valiente es el que con la fuerza de sus ideas y con la fuerza de su pensamientos cambia la forma de pensar de otros" y recomendó a los jóvenes que el camino es seguir "preparándose en las universidades para cambiar al país, no aquellos que lo van a cambiar con estos grupos violentos".

Destacó que el miércoles, el ambiente del Movimiento Estudiantil era de protesta pero también "de irreverencia, de sentimientos de lucha con sus compañeros que están presos" y explicó que luego que la marcha salió bien y se retiraron la gran parte de los manifestantes, "quedó un grupo que no son estudiantes y después una batalla y con un saldo de muertos y heridos".