(Reuters)
(Reuters)

Hugo Chávez se cree todopoderoso, pero su escaso contacto con los venezolanos y una propuesta "reciclada" de Gobierno lo empujarán a una contundente derrota en las elecciones presidenciales de octubre, dijo el candidato de la oposición Henrique Capriles.

El gobernador desestima la ventaja de dos dígitos que dan a su rival las principales encuestas y mantiene su frenética campaña a lo largo y ancho del país visitando hasta seis pueblos por día a un ritmo que Chávez, tras un año de tratamiento contra el cáncer, no ha podido igualar.

Para Capriles, de 40 años, esa será la clave: su "presencia física" vencerá a "los afiches" del mandatario, que inundan las calles del país petrolero.

"(Chávez) cree que está por encima de los venezolanos y a la par de Dios. Todo esto tiene un costo. Y el 7 de octubre veremos el reflejo", sentenció optimista Capriles en una entrevista con Reuters, a bordo de su autobús de campaña, mientras visitaba humildes poblaciones en un tradicional feudo chavista.

"Yo no veo una final de fotografía (…) Nosotros podemos tener una victoria contundente", agregó el que fuera el presidente más joven en la historia del extinto Congreso de la República. "Nunca he perdido una elección", advirtió.

El abogado comenzó una fulgurante carrera política a los 26 años. Fue diputado, alcalde y, a partir de 2008, gobernador del populoso estado Miranda tras vencer contra todo pronóstico a uno de los hombres fuertes del presidente.

Capriles niega día tras día que su plan de Gobierno incluya terminar con los planes de asistencia social que son la base de la alta popularidad de Chávez, pero asegura que sí acabará con la inseguridad, la corrupción y la falta de empleos de calidad.