Casquillos de gran calibre demuestran el uso de artillería pesada contra los civiles. (Reuters)
Casquillos de gran calibre demuestran el uso de artillería pesada contra los civiles. (Reuters)

Más de 7,500 personas han muerto por la violencia continua en Siria, dijo hoy en Nueva York el vicesecretario general de Naciones Unidas, .

"No podemos dar cifras exactas de víctimas pero según fuentes confiables hay hasta cien muertos al día, muchos de ellos mujeres y niños. En total la cifra seguro que supera ya los 7,500 muertos", señaló.

Según estimaciones de observadores, hay "considerables violaciones de derechos humanos sistemáticas por parte del régimen", que se realizan "a gran escala", y "también (se cometen) crímenes contra la humanidad. Y todo ello ocurre con el conocimiento de la cúpula de gobierno", dijo Pascoe.

Las protestas de la oposición son pacíficas en gran parte. "Pero la desproporcionada dureza con la que el gobierno las ha reprimido con armamento pesado ha impulsado las acciones armadas", añadió.

Pascoe reconoció que algunos extremistas han aprovechado la coyuntura para perpetrar atentados terroristas, sobre todo en .

La comunidad internacional ha fracasado, indicó el representante de la ONU en referencia a la falta de reacción del Consejo de Seguridad, paralizado por los . "Eso alentó al régimen a actuar de forma todavía más brutal contra el pueblo", anotó.